Deportes caninos (II): Dog Dancing o Freestyle Canino

Hace ya unas semanas iniciamos el bloque de artículos destinados a la presentación de distintos deportes caninos. En aquella ocasión hablamos del agility, sin duda uno de los más conocidos, hoy lo haremos del Dog Dancing o Freestyle Canino, uno de los menos conocidos pero más vistosos!

El Dog Dancing apareció en los años 80 y consiste en la ejecución de una coreografía musical representado por perro y guía. El objetivo es demostrar las habilidades de forma creativa y artísitca, acompañando con música los movimientos.
Algunas organizaciones, como la Canine Freestyle Federation, exigen algunos movimientos obligatorios. Otras, como The World Canine Freestyle Organization, permiten cualquier movimiento siempre que no ponga en riesgo al perro o a quien lo presenta.
Independientemente de las diferencias entre organizaciones y clubes caninos, existen algunos movimientos comunes en este deporte, te los comentamos por si te apetece ir practicando con tu mascota!. Los movimientos más comunes en Freestyle Canino son:
  • Heeling: Consiste en que tu perro camine pegado a ti. Puede ir a tu izquierda (como ocurre en la obediencia canina), a tu derecha, frente a frente, detrás de ti, etc. Cualquier posición alrededor tuyo se considera heeling, siempre que tu perro se mueva junto contigo.
  • Trabajo frontal: Comprende todos los ejercicios que tu perro ejecute viéndote de frente. Por ejemplo, echarse, sentarse, caminar en dos patas, etc. La diferencia con el heeling frente a frente es que en el trabajo frontal tu perro no está pegado a ti, ni sigue tus movimientos.
  • Cambios de paso: Simplemente consisten en que tu perro acelere o disminuya su velocidad. Los cambios de paso son muy útiles para enriquecer la coreografía.
  • Caminar hacia atrás y hacia los lados: Estos son movimientos típicos del Freestyle que no se encuentran en otros deportes caninos. Resultan espectaculares en una coreografía bien diseñada. Imagina a tu perro acudiendo al llamado desde 10 metros… de espaldas!
  • Medias vueltas y giros: Los giros y medias vueltas también son frecuentes en el Freestyle canino. Aunque su impacto dependerá de cómo los uses en tu coreografía, generalmente los más llamativos son los giros hacia atrás, especialmente si tu perro tiene que pasar entre tus piernas.

En Freestyle, la actuación de cada equipo es diferente, con diferente música y coreografía; permitiéndonos ver una relación íntima entre el perro y su guía. La libertad artística de coreografía y de música representa un cambio significativo en la estructura de la competición de obediencia tradicional y permite al guía demostrar el verdadero talento de su perro.

Como podrás imaginar, además de propiciar divertidos ratos, esta disciplina promueve también la afianzación del vínculo con tu perro. Se trata de una muy buena manera de trabajar obediencia, habilidades caninas y, por supuesto, mucha imaginación!
Ya para finalizar, os dejamos dos vídeos con los que podréis disfrutar de dos tipos de exhibición muy distintos. Por un lado Carolyn Scott y Rookie bailando al ritmo de “Grease” y, por otro lado, un valiente border collie enfrentándose al asesino de “Scream”. Esperemos que os gusten!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *