En busca de una caseta para mi perro, ¿Qué debo tener en cuenta?


Si nuestro perro vive en el exterior, una de las cosas que debemos plantearnos con mayor detenimiento es cómo va a ser su caseta. Ésta deberá proporcionarle una guarida confortable y con sombra en verano, y un refugio y protección contra el mal tiempo en invierno. ¿Pero qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir el tipo de caseta?

El material

Debemos valorar las características de cada material.
Si nos decidimos por una caseta para perro ya hecha, tenemos dos opciones:
  • La caseta de madera. Atractiva y cálida. La madera es un magnífico aislante de la temperatura exterior; sin embargo requiere de ineludibles tareas de mantenimiento si queremos que nos dure muchos años.
  • La caseta de plástico. Muy duradera y con gran variedad de modelos, además de fácil de mantener y limpiar. Sin embargo, el aislamiento no es tan bueno, pudiendo resultar muy fría en invierno (podemos solucionarlo con un colchón y/o manta), y demasiado cálida en verano siendo incluso poco recomendable en esa época del año.

En ambos casos, y para mejorar el aislamiento, es conveniente que la caseta para el perro esté situada sobre un planché de hormigón; evitando así principalmente los problemas de humedad.

Existe una tercera opción, apta para los manitas, y es crear una caseta de obra.

La medida

Para que tu perro se sienta cómodo en su caseta, es de vital importancia tener en cuenta las medidas. Como regla general, el perro deberá poder entrar, darse la vuelta y recostarse en el interior. A veces, queriendo ser generosos con el espacio, acabamos proporcionando casetas excesicamente grandes que resultan demasiados frías en invierno.
Medidas del perro a tener en cuenta.

Tal y como nos indican desde Tienda Animal, debemos tener en cuenta las siguientes medidas:
  1. Altura a la cruz: La entrada de la caseta no debe ser inferior a ¾ de esta medida. Si es demasiado amplia se perderá calor.
  2. Largo: Esta medida no incluye la cola. El ancho y largo de la caseta debe ser igual o 25% más de esta medida para que el perro se mueva cómodo en el interior. Por ejemplo, si el largo del perro es de 50 cm, el interior de la caseta debe medir entre 50 y hasta 63 cm de largo y ancho.
  3. Altura a la cabeza: La altura total de la caseta debe ser entre un 25 y un 50% más alta que esta medida. Es decir que si el perro mide 60 cm, la parte más alta del techo debe estar a 75 a 90 cm del suelo.

La ubicación
Es importante conocer sus rincones favoritos del jardín.

A la hora de decidir dónde ubicamos la caseta, debemos tener varios aspectos en cuenta:
  • Debemos resguardarle en invierno de los vientos fríos (en general provinientes del norte), colocando la entrada hacia el este. De todos modos, podemos añadir una puerta o cortina que ayuden a conservar el calor.
  • Debemos fijarnos en los rincones favoritos del perro en el jardín para dormir, descansar o vigilar. Si no lo tenemos en cuenta, podemos encontrarnos con una magnífica caseta sin estrenar.



El mantenimiento

Cualquier caseta de perro, por muy limpio que esté nuestro can, es susceptible de acoger cualquier tipo de invitado no deseado como insectos o parásitos. Para ello, es aconsejable desinfectar de manera regular con productos que no sean nocivos par nuestras mascotas, además de aplicar anti-parásitos.

Aquellas casetas que poseen un techo que se pueda abrir,  facilitan muchísimo esta tarea!

Otros aspectos a tener en cuenta

No todos los perros están físicamente preparados para dormir en una caseta en el jardín si se alcanzan ciertas temperaturas en invierno. Es el caso de la mayoría de perros pequeños como el Yorkshire Terrier o el Chihuaha; o de otros con un manto insuficiente, como podría ser el Crestado Chino o el Boxer. Es por ello que, antes de decantaros por instalar una caseta en vuestro jardín, os aconsejamos que lo consultéis con vuestro veterinario de confianza.

Por otro lado, y ya para finalizar, decir que la caseta debe ser un lugar de refugio y descanso, y no de reclusión; recomendando además que ésta esté integrada en el entorno de vida familiar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *