Perros y gente mayor: una gran combinación!

¿Cuántas veces vamos por la calle y vemos a gente mayor paseando con sus perritos? Bien, ya sea porque lo tienen hace años o porque es un nuevo miembro de la familia, esta demostrado que los animales transmiten paz, cariño, y mucha compañía.
Conozco muchos casos, pero hablaré de dos en concreto.

El primero, se trata de una señora de ahora 90 años, que tras la muerte de su marido, a los 84, se vio sola y triste, apagada y desanimada. Al cabo de los meses llegó “Peluchín”, un Yorkshire Terrier que tiene ahora 4 años.

Cuando Peluchín entró en casa, la reacción de la señora fue evidente: “¡¡Noooo!! Yo no quiero un perro”. No pasó una semana que ya se había creado un vínculo muy grande entre los dos.

Con la ayuda y compañía del perro, su estado de ánimo dio un giro de 360º. Ahora se pasa el día fuera en la calle, paseando. Está activa y ¡nadie diría que tiene 90! Les deseamos un largo futuro juntos.

Conocemos de otro caso igual a Peluchín, que llegó a vivir 16 años haciendo compañía a una señora que había enviudado. Esta señora, tras la muerte de su compañera sufrió una pena tan grande que tardó unas semanas en reunirse con ella. Habían creado un vínculo tan grande entre las dos, que jamás se llegó a romper… ¡fue eterno!
Nina el día que llegó a su nueva casa. 
El segundo caso, es una familia que contacto con Dogged para que les asesoráramos sobre que perro debían comprar a una señora de 83 años, que llevaba 12 viuda. Esta señora tiene ya todos los nietos mayores y emancipados y siente que ya no es necesaria y útil, pues siempre toda su actividad se centro entorno a su familia: llevar y recoger a los niños del cole, prepararles comida, acompañarlos al medico, etc. Recientemente salía poco a la calle, se pasaba días enteros delante del televisor y dormía muchas horas.

La familia tenia sus reticencias, ya que creían que podía darle grandes beneficios, pero también se planteaban si seria mucho trabajo, si lo querría, si el perro no la haría caer o la mordería, etc. Son cuestiones muy lógicas, y por ello debe ser estudiado cada caso en concreto.

En esta ocasión, la señora tiene enteras sus facultades y no tiene problemas de movilidad, dispone de un espacio pequeño en casa y no creemos que sea muy estricta con el perro. Es por estos y varios motivos, que se aconsejó comprar una hembrita de Shih-tzu.
Cualquier propietario de Shih-tzu confirmará que son perritos pequeños muy mansos y tranquilos, altamente cariñosos y achuchables. Es un perro que no tirara de la correa ni morderá a la señora, y que requiere de ciertos cuidados, como cepillados diarios, que mantendrán muy ocupada a la señora.

Así fue como apareció “Nina”. Una vez la familia consiguió superar la emoción del momento al ver el fabuloso recibimiento que la señora le dio a la perrita, la ilusión que le hizo y lo rápido que congeniaron, no tuvieron mas palabras que: “!Que gran acierto!”.
Ahora las dos salen a pasear muchas veces al día. Se van a tomar el sol al parque, quedan con vecinas que tienen perritos, se van de visita a casa los hijos y nietos, un frenesí de actividad. La señora ya no esta tanto tiempo viendo la tele, y el tiempo que esta, esta más pendiente de que hace la perrita, de hablarle, tirarle la pelota, perseguirla por casa, etc. Otro giro de 360º gracias a uno de nuestros amigos caninos. Les deseamos también una ¡larga y feliz vida juntas!
Porque una imagen vale más que mil palabras…

Con estos ejemplos, queremos recalcar la fabulosa tarea terapéutica que tienen los perros. Todos conocemos muchos ejemplos de perros de terapia para diferentes colectivos, pero aun nivel mas sencillo y domestico también se produce… ensanchamiento de miras, ampliación de horizontes, variedad de conversación, nuevos temas de los que estar pendiente, alguien a quien cuidar que nos necesita, alguien que nos prestara cariño incondicionalmente… estos son algunos de los efectos que un perrito produce en las personas mayores.

Abogamos por todos los actos de este tipo, pero si rogamos ser muy prudente al elegir el tipo de perro. Todos los perros tienen sus características, su carácter y sus marcas de identidad individual. Es importante dejarse aconsejar por un profesional para asegurar el tiro y obtener los máximos beneficios posibles.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *