Razas Peligrosas

¿Qué se entiende por razas peligrosas? 
¿Qué hace que un perro sea considerado como peligroso? 
¿Si realmente son tan peligrosos porque hay familias con niños que los tienen como mascota?…
Como todo el mundo sabe, existen los llamados: “perros potencialmente peligrosos” (PPP), y se les identifica por un carácter fuerte, increíble musculatura y gran potencia mandibular. Es cierto que son características a tener en cuenta, pero también es cierto que suelen ser las personas las principales responsables del comportamiento de sus mascotas, independientemente de la raza o tamaño de ésta.
Los perros considerados potencialmente peligrosos son, según el Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona:
  • Los que pertenecen a las razas o a los cruces siguientes: Akita inu, American staffordshire terrier, Bullmastiff, Dóberman, Dogo argentino, Dogo de Burdeos, Fila brasileiro, Mastín napolitano, Pit bull, Perro de presa canario, Rottweiler, Tosa japonés (tunda inu);
  • Cada municipio es libre de añadir otras razas siempre y cuando posean características semejantes.
  • Perros que han tenido episodios de agresiones a personas o a otros perros.
  • Los adiestrados para ataque y defensa

En esta ocasión me voy a centrar en la raza APBT (American Pit Bull Terrier), el motivo de elección es simplemente el ser hoy en día la más nombrada entre las razas consideradas peligrosas. Actualmente aún se comenta que APBT no es una raza ni está considerada como tal pero, si nos remontamos al s.XIX, el APBT era la raza noble por excelencia. Bajo estas líneas adjunto una serie de fotografías antiguas donde se puede ver la nobleza, así como  la dura evolución que ha sufrido a manos de unos dueños irresponsables…
      


En España, desde el año 1991 hasta el 2005, los medios de comunicación nos informaron de 17 muertes de personas ocasionadas por ataque de perro, de las cuales 10 fueron producidas por razas no consideradas las PPP (cinco pastores alemanes, un husky, un cocker, un mastín, un dogo alemán, un pastor mallorquín y un mestizo); sin embargo, en un principio, 6 de los mencionados fueron en un primer momento confundidos con un pitbull.

Si consultamos las mismas estadísticas municipales Madrid, encontramos:

  • 30% mestizos. 
  • 20 % por Pastores Alemanes.
  • 5% por Rottweiler. 
  • 2% por Bóxer, Doberman, Mastín, Pastor Belga, American Pit Bull Terrier. 
  • Menos de un 1% por el resto de las razas.

Si queréis acceder a estas u otras estadísticas, tanto nacionales como internacionales, las podéis encontrar en:  http://www.fiapbt.net/estadisticas.htmlEn todos los casos, la conclusión del análisis de datos revela que la variable raza no es determinante.

Lo que trato de mostrar es que estas razas no son tan peligrosas como se dice, pues el número de muertes que protagonizan no es significativamente diferente al de otras. Cierto es que por sus características son mas letales, pero otras muchas razas también las causan, aunque de entrada jamás lo diríamos, como el cocker, el husky etc.

Gloria Requena, directora de ONG Activa, señaló que: “Mas de 26 mil personas fueron mordidas en chile en 2011. La cifra es leve, si se considera que el descuido y la irresponsabilidad de los dueños en la tenencia de animales pone en serio riesgo la vida de las personas”. Y matiza que: “más que criminalizar determinadas razas, hay que entender que todo animal que se mantiene en malas condiciones o respecto del cual no se mantienen las conductas adecuadas de resguardo, es potencialmente peligroso”.

Sabemos que no todos los perros son idóneos para cualquier tipo de familia, pero con un buen conocimiento de la raza y sus características, una buena socialización, un adiestramiento adecuado y un carácter firme, se hace posible la convivencia con cualquier tipo raza.
El cariño y el afecto son muy importantes, aunque son necesarias una serie de normas de convivencia. Ser estricto en este punto no significa que se quiera menos al animal, o que éste nos pueda querer menos a nosotros. Un ejemplo muy común sería no permitir a nuestro perro subir al sofá sin nuestro consentimiento, robarnos comida, abalanzarse sobre nosotros al entrar en casa, etc. estas normas son necesarias en todas las razas, para una mejor convivencia con ellos, pero al hablar de estos animales como PPP hay que poner hincapié en ello.  Evitando estas acciones conseguimos: que no se apegue demasiado a nosotros creándole así, una autonomía y autogestión de las emociones, evitando posibles trastornos de la conducta como la ansiedad por separación, agresividad por posesión de recursos o territorialidad, y favorecer así nuestro liderazgo ante él.
Por todo ellos, es recomendable un buen adiestramiento, a ser posible bajo la supervisión y asesoramiento de expertos en la materia. Es importante un buen dominio sobre el perro en nuestro día a día ya que pueden surgir miles de situaciones donde quizás necesitemos un buen control sobre él: cruzar la calle, algún posible enfrentamiento, etc.
Finalmente, para tener o pasear un perro potencialmente peligroso es necesaria una licencia administrativa que emite el ayuntamiento del municipio donde el perro reside habitualmente y donde debe estar censado. Esta licencia tiene una validez de 5 años.
Por lo tanto, es necesario que se dirija al ayuntamiento para obtener o renovar esta licencia. Entre otros documentos, se le pedirá el certificado de no haber sido sancionado o sancionada por infracciones graves o muy graves en materia de animales potencialmente peligrosos. Este certificado lo emite el Departamento de Medio Ambiente y Vivienda y para obtenerlo es necesario enviar por correo postal una solicitud rellenada, junto con una fotocopia del DNI o NIE, a la siguiente dirección:


Departamento de Medio Ambiente y Vivienda

Dirección General del Medio Natural

C/ del Dr. Roux, nº 80

08017 Barcelona

Para más información:

Web de la Generalitat de Catalunya: Tinença d’animals potencialment perillosos

Legislación Catalunya

 Legislación España


Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *