Salud Canina V: pulgas, garrapatas y mosquitos, ¿Qué son?

Existen dos modalidades de desparasitación en los animales domésticos: la desparasitación externa, frente a pulgas, garrapatas, ácaros, mosquitos, etc.; y la desparasitación interna, frente a gusanos intestinales, gusanos del corazón, etc. En esta ocasión hablaremos de la desparasitación externa.

Es importante conocer que no todos los productos cubren todos los parásitos. Los hay solo frente a pulgas, y otros más completos frente a varios de ellos. También existen algunos que previenen que los parásitos nos piquen, y otros que si nos pican, los matan. Hay que consultar con el veterinario que tipo de antiparasitario debemos usar en cada momento en función de nuestras rutinas.
  • Pulgas: son pequeños insectos saltadores que se alimentan de la sangre de mamíferos y aves. Existen muchísimas especies, no suelen transmitir muchas enfermedades aunque se pueden sufrir reacciones alérgicas a su saliva cuando nos pican. Cada vez hay más mascotas que las sufren. Los sitios donde más suelen observarse es en la zona del lomo delante de la cola y detrás de las orejas. Y hay que recordar que las pulgas adultas que vemos son solo un 5% del total, que están en otras formas como larvas o huevos en el ambiente.
  • Garrapatas: son ácaros que se alimentan de sangre. Los machos suelen ser más pequeños y marrones, y las hembras más grandes y blancos. Es importante retirarlas con cuidado, porque sino puede quedar la cabeza debajo de la piel y producirnos como poco una infección. Transmiten algunas enfermedades graves como la ehrlichiosis, la babesiosis o la enfermedad de Lyme.



  • Mosquito: insecto que se alimenta de sangre. Hay muchas variedades de mosquito y la mayoría solo producen picaduras poco molestas, pero existen dos especies particularmente peligrosas por las enfermedades que transmiten: el mosquito flebotomo que transmite la Leishmania y el mosquito Aedes que transmite la dirofilaria o gusano del corazón.





  • Ácaros: son organismos microscópicos que parasitan la piel de nuestras mascotas a diferente profundidad. Son las conocidas sarnas, y aunque se eliminan, tienen tratamientos largos, suelen llevar infecciones de piel asociadas y se pueden transmitir a otras mascotas y personas.


Hay que recordar que hace falta que los parásitos hematófagos piquen primero a un animal infectado y posteriormente a uno sano para transmitir la enfermedad, pero en algunos sitios como la zona mediterránea, existen densidades importantes de algunas enfermedades y esto se puede producir con mayor facilidad. Es por eso que es tan importante la prevención, para que ningún perro pueda ser fuente de infección para los demás.

El estado de salud y la competencia del sistema inmunológico de cada uno también son factores que permitirán o no el desarrollo de la enfermedad contagiada. Un buen cuidado de nuestra mascota, así como algunos tratamientos específicos de prevención contra algunas de estas enfermedades, dificultarán aún más que nuestro animal de compañía enferme.

Sabina Artal Hermoso,
Adiestradora profesional y técnico en modificación de conducta .
Licenciada Veterinaria (UAB).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *