¿Soy un buen dueño? ¿Es feliz mi perro?

  • ¿Realmente soy un buen dueño de perro?
  • ¿Son felices mis perros conmigo?
  • Estas preguntas entre los amantes de los perros son bastante frecuentes.

Cuidar bien a nuestro perro no es solo darle de comer y sacarlo 10 minutos 3 veces al día. ¡Tener un perro es mucho más! Es ser consciente de las necesidades que nuestra mascota tiene, su estado de ánimo, saber que puede enfermar y necesitará unos cuidados, y sobretodo aceptar nuestras limitaciones como propietarios y valorar que le podemos ofrecer.

El estado emocional de nuestro perro debe tenerse en cuenta.

El estado emocional de nuestro perro debe tenerse en cuenta.

Algunas personas que adoptan un animal, al llegar a casa se dan cuenta que está lleno de problemas y frustraciones, y casi siempre el destino del animal es volver a la protectora, o lo regalan bajo la excusa “que lo tenga alguien que le cuide” o “vivo en un piso” o “no tengo dinero/tiempo”… ¡Antes de su acogida ya se sabían todas esas cosas! Seamos realistas, querían algo fácil, un juguete, y ¡se han equivocado!

Cualquier animal necesita de unos cuidados y es nuestra responsabilidad proporcionárselos. Si se acoge a un perro, hay que estar dispuesto a ayudarle, o por lo menos intentarlo. Prácticamente todos los problemas de conducta tienen solución, y hoy en día tenemos varios programas de televisión que muestran que si es posible, además de profesionales en conducta canina que conocen cientos de casos que acabaron en un éxito rotundo.

¿Qué es ser un buen dueño pues?

Algunas razas en concreto necesitan mucha actividad física diaria.

Algunas razas en concreto necesitan mucha actividad física diaria.

Es saber que un animal necesita paseos diarios, actividad física, una correcta educación y socialización (con otros perros y personas). Es importante llevarlo con nosotros para que aprenda a afrontar sin miedo situaciones de la vida diaria, para podernos asegurar, de este modo, que nuestro perro sea estable y equilibrado.

 

Seamos coherentes a la hora de elegir un perro, ya sea comprado o adoptado, y miremos mas allá. Primero hemos de ver el tiempo de dedicación que podremos ofrecerle y la actividad física que le podremos proporcionar, nuestra edad (a una edad avanzada suelen preferirse los perros de tamaño pequeño, pero cuidado con el carácter y la energía de cada raza, no nos guiemos exclusivamente por eso).

Disfrutar de momentos como éste con nuestro perro nos recuerda lo importante que es en nuestra vida.

Disfrutar de momentos como éste con nuestro perro nos recuerda lo importante que es en nuestra vida.

Algo también muy importante es valorar nuestro nivel económico. Si nuestra mascota enferma o tiene alguna alergia o intolerancia alimentària o problema de otro tipo, quizás necesite varias visitas al veterinario o algun tipo de intervención o tratamiento de por vida o algun pienso especifico de gama alta, y debemos estar preparados para poderlo proporcionar.

Si realmente queréis ayudar a un animal pero veis que son muchas o importantes vuestras limitaciones, es mejor apadrinar o colaborar con una protectora responsable como voluntario, sacándolos a pasear, y trabajando en su reeducación para que puedan tener una segunda oportunidad.

Antes de finalizar, aprovechamos desde Dogged para agradecer este tipo de actos: la adopción, la acogida de animales con problemas, los voluntarios y colaboradores de perreras y protectoras… y a aquellos que con su dinero, esfuerzo, tiempo o materiales colaboran de manera desinteresada en dar una segunda oportunidad a la gran cantidad de perros, que por desgracia, se abandonan en nuestro país.

Ricard Martínez,

Adiestrador profesional y técnico en modificación de con.ducta .
Adiestrador canino de DOGGED.

Un comentario

  1. Bon article Ricard!. Si algú vol saber com es un gos feliç, només te que mirar els teus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *